PREGUNTAS FRECUENTES

Sí, desinfecta. Los tratamientos con ozono eliminan olores y desinfectan eliminando virus, bacterias, hongos y ácaros. Además está demostrado científicamente. En la sección NOTICIAS podrás encontrar varios artículos y estudios al respecto.

La venta y comercialización de ozono como desinfectante está permitida si se ajusta a la normativa en vigor (Real Decreto 1054/2002, de 11 de octubre, por el que se regula el proceso de evaluación para el registro, autorización y comercialización de biocidas). Nuestros equipos cumplen con toda la normativa vigente  y se vender en España y Europa ya que cumplen con los requisitos legales exigidos en el BPR y su artículo 95.

En pocas palabras sería, enchufar y encender. Nuestros generadores son de uso profesional y su funcionamiento es muy sencillo. Lo primero es cerrar todas las posibles vías de escape del gas ozono (ventanas, puertas, rejillas de ventilación, etc.) para un tratamiento más efectivo. A continuación se busca una buena ubicación, se enchufa, se indica el tiempo de tratamiento y comenzará a generar ozono. A continuación, salga de la habitación y cierre la puerta. Para saber bien los tiempos de uso según la necesidad, por favor consulta el manual o no dudes en preguntarnos.

Lo ideal es tratar de ubicarlo lo más alto posible ya que el ozono pesa más que al aire, de este modo hará un tratamiento desde arriba hacia abajo. Y la altura más comúnmente elegida es entre 150 cm. y 200 cm. respecto al suelo.

No debe haber ni personas ni animales en la zona a tratar mientras el equipo esté generando ozono.

No se debe entrar inmediatamente después de haber terminado el tratamiento, salvo para airear la sala, abriendo la puerta o alguna ventana. O bien puedes esperar unos 20 minutos aproximadamente que es la vida media útil del ozono.

El ozono se descompone de forma natural volviendo a convertirse en oxígeno.
En caso de cámaras refrigeradas el tiempo es mayor, debido a las características físicas de este gas. Para más información consulta con nosotros.

Hay una gran variedad de equipos y las consideraciones a tener en cuenta son el tamaño de la sala/habitáculo/estancia/local (en m3) y la posible contaminación a tratar.

A más tamaño y más contaminación, más producción de ozono (g/h) y/o tiempo de uso. Si el se trata de un espacio muy grande, tal vez sea necesario más de un equipo o hacer varios tratamientos dentro de la sala en ubicaciones distintas.

Está demostrado por la comunidad científica y avalado por decenas de estudios de alto rigor científico que el ozono elimina virus, bacterias, hongos, ácaros, esporas, etc. 

Dichos estudios confirman que el ozono, incluso desde dosis bajas, consigue la inactivación de los virus más complejos, como asegura el último estudio publicado el día 10 de abril de 2020 por el Centre de Recherche de l’Institut Universitaire de Cardiologie et de Pneumologie de Quebec – Université Laval, Quebec City, Quebec, Canada (ver artículo relacionado)

A día de hoy no se puede afirmar que el ozono mate el COVID-19 ya que no se han practicado ensayos específicos con él. Actualmente hay varias investigaciones abiertas en varios países, entre ellos España, para determinar su comportamiento. Ahora está en fase de evaluación y aún no se han realizado los test oficiales para incluirlo en la lista de viricidas del Ministerio.